Carta “corta” a los tutores q no quieren dimitir

Querida/o compañera/o
Tengo las mismas ganas o menos que tu de que mi residente salga perjudicado en esta historia. Mi pasión por enseñar es tan solo comparable a mi pasión por la medicina de familia y remito de nuevo a mi curriculum de la anterior entrada.
Y tengo q empezar diciendo que tu decisión me parece absolutamente respetable. De hecho debo decirte que me genera mucha inquietud pensar que este esfuerzo colectivo no llegue a buen puerto.
Solo hago algunas reflexiones:
– esta en juego algo mas q el traslado de un residente de ciudad para terminar su formación. Al fin y al cabo cd acabe también se tendrá que ir aunque muchos preferirían no hacerlo. Estamos peleando por la dignidad de una profesión que la ha perdido, por el respeto y la recuperación de un rol en el sistema y en la sociedad que nunca debió perder. Y luchamos con las herramientas que tenemos. Nuestro objetivo no es reubicar a 3000 residentes sino que se den cuenta de que sin 3000 residentes en la urgencia el sistema no sobrevive, que sin 1000 tutores motivados el sistema no puede sobrevivir, que tratar con respeto a los profesionales de la salud es importante para cuidar la salud de la población.
Nos hubiera gustado no hacer esta medida pero todas las hasta ahora utilizadas han servido para poco y ésta si les preocupa. Y no será la única. Y no queremos tampoco que los pacientes se vean afectados pero tenemos derecho a expresarnos y ejercer presión para que se nos escuche y hagamos lo que hagamos probablemente los pacientes salgan perjudicados, esperemos que lo menos posible (hasta nosotros tenemos derecho a la huelga).

– la potencia de esta medida y q no haya efectos colaterales para el residente depende de nuestra capacidad para estar unidos. Si somos capaces de conseguir una dimisión masiva en Andalucía ni la junta ni el ministerio tendrá capacidad de reacción, no podrán hace nada salvo reconocer su incapacidad, su mala gestión que ha perjudicado tanto a los profesionales que los ha perdido, y tendrá que intentar recuperarnos. Ya somos Córdoba y Málaga afectando a la mayoría de sus residentes. Se calcula que a fecha de hoy ya son 700 residentes. Si llegamos a 3000 es mas fácil que la medida solo repercuta en la administración. Y si tu te sumas las probabilidades de que ningún residente sufra son mayores. Si tu no dimites tu residente a lo mejor no sufre (si tiene servicios por los que rotar a parte del tuyo), pero estas aumentando las probabilidades de que la medida no funcione y 700 resid puedan ser reubicados (lo cual me parece ya altamente complicado como comentaré a continuación). Es mas, si yo fuera residente de un tutor que ha dimitido hablaría con mis compañeros para que pida a sus tutores que dimitan, eso aumentaría las probabilidades de que la medida surta efecto sin perjudicar a los residentes. (Creo sinceramente que los residentes se tendrían que sumar al esfuerzo de luchar en esta linea y otras por la dignidad de la profesión y ya hay muchos afortunadamente que lo están haciendo.

– Las probabilidades de que esta medida perjudique a los residentes es mínima: ya son al menos 700 residentes de dos grandes hospitales… A donde los pueden llevar?, donde hay 700 plazas? que compañeros de otro hospital o centro de salud aunque no dimitan va a abrir sus puertas a estos residentes haciendo un feo a los compañeros de cordoba o Málaga q luchan por la dignidad de la profesión?, como pueden prescindir en cordoba o Málaga de tantos residentes para cubrir la urgencia?… Y si son 3000… si la junta reconoce su incapacidad para solucionar el problema (altamente improbable) puede que 700 sean reubicables en el resto de España, pero 3000? Como ya he dicho, mientras mas seamos, menos probabilidades. Y con este objetivo hemos tomado esta medida. Vamos a conseguir demostrarles q merecemos respeto, y lo vamos a conseguir entre todos sin perjudicar al residente, y ojalá q con su ayuda.

Si al final la medida falla habremos perdido todos: los residentes, los tutores que hemos renunciado y perdido ese estimulo constante que es el residente, los hospitales, los pacientes y el sistema sanitario publico que esta junta ha puesto en peligro. Pero cuando uno comienza una lucha tan importante tiene que estar dispuesto a arriesgar.

Piensa cual postura tuya puede ayudar mas a que esto no ocurra. Y en cualquier caso, tu decisión me parecerá totalmente respetable.
Un Abrazo desde Córdoba

Anuncios

Acerca de japrados

Medico de Familia con interés en la comunicación médico paciente, la evaluación de competencias y Second Life
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Carta “corta” a los tutores q no quieren dimitir

  1. Ramiro Aguilera Tejero. Jaén dijo:

    Lo siento, pero……. no puedo dejar de tutorizar a mi compañero:
    • Porque forma parte elemental de mi trabajo como médico intentar transmitir no solo conocimientos, si no valores y actitudes a las nuevas generaciones, al igual que las anteriores lo hicieron conmigo.
    • Porque sería renunciar a ser médico de familia
    • Porque sería hacer una huelga encubierta
    • Porque utilizaríamos de rehenes a compañeros que no tienen culpa de la situación
    • Porque golpearíamos, como siempre, al eslabón más débil de la cadena
    • Porque esta “pobre” medida demostraría nuestra debilidad.
    Sin embargo:
    • Sí quiero demostrar mi indignación y rechazo de las medidas que las “iluminadas” mentes están tomando
    • Sí quiero que la administración sanitaria se entere de que está vejando a los profesionales más cualificados que tiene
    • Sí quiero que dejen de tratarme como a un imbécil echándoles las culpas al gobierno de signo opuesto. Algunos, llegan a la esquizofrenia de aprobar los recortes y luego manifestarse contra los mismos
    • Sí quiero que dejen de maltratar a nuestros interinos y eventuales
    Y por todo lo expuesto voy:
    • A desvincularme de todos y cada uno de los objetivos de la unidad clínica
    • A disminuir mi tolerancia a la incertidumbre con el objetivo de “protegerme” en estos difíciles tiempos
    • A dejar de leer retinografías, derivando a todos los diabéticos a los servicios de oftalmología para el estudio del fondo de ojo, como procede
    • A no hacer cirugía menor, entre otras cosas, porque no tenemos un seguro de responsabilidad civil que nos ampare
    • A no hacer citologías, derivando a las pacientes al servicio correspondiente de ginecología
    • A qué, cuándo esté indicado, utilizar preferentemente los fármacos financiados exclusivamente por nuestra magnánima Junta de los E.R.E.
    • A no limitar en absoluto las derivaciones a otros servicios.
    • A no limitar la petición de pruebas complementaria o medios de transporte
    • A quejarme públicamente ante los pacientes cuando falle o se “cuelgue” DIRAYA, explicándoles el riesgo que corren cuando se les atiende sin disponer de su historia clínica
    • A no asumir ni una sola función que no sea propia de mi puesto de trabajo (por ej.: celar la puerta de un servicio de urgencias rural, atender las llamadas telefónicas o hacerme cargo de un teléfono móvil, que dicho sea de paso, no se manejar)
    • A dimitir de todas las responsabilidades y “carguillos” que tengo asignados en el centro de salud
    • A no solicitar ni un solo curso a las distintas agencias de la junta, salvo que los mismos sean sustituidos al 100%
    • A no iniciar mi proceso de acreditación
    • A cuantas medidas se me vayan ocurriendo para “poner en valor” nuestra profesión, intentando minimizar los “efectos colaterales” a los sufridos pacientes y maximizando el impacto en nuestros desvergonzados dirigentes.

  2. MAKYYO dijo:

    Creo que es justo las dimisiones en bloque de todos y haría un movimiento en los cimientos de la administración que jamás se ha conseguido. Con los residentes que he hablado, lo han entendido y aceptado. Al fin y al cabo es su propio futuro lo que también nos jugamos.
    Tiviezas como esa de pensar en posibles males no trae nada bueno.
    El NO debe de ser una postura generalizada en todas nuestras acciones.
    Basta ya de tanta gestión del absurdo y disfrazar de buenismo lo que no deja de ser beneficios de unos y más trabajo y presión para otros.

  3. Pedro Iñigo dijo:

    Hace años que debimos levantar la voz, pero compraban nuestra dejadez con esa limosnilla de la productividad que no venía mal. Ahora cuando es el bolsillo lo que tocan es cuando echamos las campanas a arrebato como si fuesemos una monja loca asustada porque el obispo ya nos va a ingresar los ejercicios espirituales en nuestra cuenta del cielo de veinte dígitos. Tarde hemos reaccionado. Si este pulso lo terminan ganando esos gañanes de la política más vale que nos dediquemos a la contemplación nihilista de la aurora boreal.

  4. Daniel Ocaña Rodríguez dijo:

    Carta de un residente
    Como residente, me parece indignante que tengan a nuestros tutores quemados a pesar de sus enormes ganas de hacer, enseñarnos y colaborar.
    Parece ser que hasta que no se cumplan las “amenazas” y se produzcan los hechos no vamos a pensar en tomar medidas, casi con unanimidad (excluyendo los muy extorsionados por cargos superiores a ellos que les impiden ser ellos mismos y responder a esas actitudes sobreexplotadoras que recaen sobre ellos mismos)
    No tenemos respaldo, cada vez más noto en todos los medios donde me muevo (urgencias, rotatorios, centro de salud, consultas externas,…) un peor ambiente, más tensión, más gente cercana al proceso de “burn-out” que los sanitarios por desgracia sí sabemos lo que son; en cambio, pocos usuarios toman conciencia de nuestras medidas porque siguen si notar muchos cambios y a fin de cuentas con sus airadas protestas consiguen callarles la boca con facilidad.
    Si mi tutor me dejase de tutorizar, lo vería lógico; empáticamente a mi se me pasaría por la cabeza.
    Y si mi formación se viese dañada en tal aspecto, sé perfectamente que mi DEformacion se está produciendo no gracias a mi tutor sino gracias a los que están dañándolo a él.
    Vivo en un país de miserables, donde se apremia con conciertos en mi ciudad para recaudar a una presunta choriza en casos de corrupción, donde si vencemos en un deporte en un europeo los vencedores tendrán derecho a cobrar primas por haber vencido algo que nos enorgullece a todos pero que si haber estudiado tienen la vida resuelta, donde el enchufismo es la mejor forma de sobrevivir, donde hay ansias de poder, donde el mérito se lo llevan quienes no deben, donde el politiqueo puede ser una gran salida laboral y no te cuento más si alcanzas el podium con los sueldos vitalicios, donde se les dan ayudas a quienes sabemos que no las precisan, donde son importantes quienes escriben bever en vez de beber, donde a un licenciado no se le tiene respeto, donde, sin generalizar, al llegar te hacen pensionista en poco tiempo y la cancion de los derechos se la traen muchos aprendida de otros lugares…. Y si este es el ejemplo de este país, ya ni cuento de esta comunidad autónoma, donde me da la sensación asquerosa de que poco va a cambiar, porque seguimos siendo imparables, o al menos eso dicen, y que como es lo que me toca de cerca pues ajo y agua.
    Si me quedo sin ser tutorizado, pues que me rescaten, ya que tanto va a estar de moda esta palabra ahora.
    Y estoy seguro que muchos residentes piensan ahora como yo pero que por ahora callan o no dan pasos adelante por miedo, pereza,…. Yo que sé que motivos serán, pero somos muy jóvenes y es nuestro inicio laboral como para que ya estemos siendo condicionados, no creéis? Da pena que no se forme parte de asambleas, no se vaya a las quedadas, no se participe de manifestaciones justificadas,….
    Me compadezco de nuestros compañeros resis que se quedaron huérfanos en Córdoba, Sevilla, y demás sitio.
    Señores gobernadores, o le ponen remedio a esta situación o verán que ésto irá a más porque como dicen, somos Imparables!!

Los comentarios están cerrados.